¿Qué colchón me compro?

Todos nos hemos encontrado con este dilema. ¿Qué colchón compramos? Hemos visto numerosos anuncios de televisión con diferentes tipos de colchones, todos de excelente calidad pero, ¿cuál es el que más me conviene? Acertar en la elección de un colchón puede ser una tarea muy complicada, por eso en el siguiente artículo te vamos a explicar más detalladamente los diferentes tipos de colchones con  sus características, para que puedas compararlos y elegir el que más le conviene a tu cuerpo.  

Los colchones como todo en esta vida se desgastan, y es que tras soportar nuestro peso durante siete días a la semana en intervalos de 7-8 horas, el colchón pierde gran parte de las propiedades que tenía inicialmente. Las consecuencias de dormir en un colchón deformado, poco firme o incluso que haga ruido, afectan de manera directa a nuestra salud con falta de concentración, ansiedad, fatiga física y psíquica, déficit de memoria y dolores musculares, no solo por la cantidad de horas que dormimos (que se ven reducidas por un mal estado del colchón) sino también por la calidad del sueño.

Si notas todos estos síntomas, y te levantas todos los días con la sensación de no haber descanso lo suficiente, ha llegado el momento de cambiar tu colchón. Para acertar en la decisión de compra debemos tener en cuenta estos dos factores:

La comodidad

Nuestros gustos y preferencias son muy importantes a la hora de comprar un colchón. No existe un colchón único y perfecto, que pueda ser utilizado por todas las personas; cada uno de nosotros descansa de forma diferente, y por ello debemos buscar el colchón que mejor se adapte a nuestras necesidades y gustos particulares.

Tipos de colchones

Otro factor a tener en cuenta antes de comprarse un colchón, es la variedad existente y sus respectivas características. Los colchones pueden fabricarse de muy diferentes maneras, tecnologías y materiales, por eso a continuación os ofrecemos un resumen de los principales tipos, para que los conozcas y no tengas dudas:

  • Colchones de muelles

Hasta hace bien poco, eran la opción de descanso elegida por la gran mayoría de personas. El problema de estos colchones es que ceden con el tiempo, y tienden a hundirse en el centro, lo que genera una postura incorrecta del cuerpo y un mal descanso.

  • Colchones de espuma

Estos también suelen ser conocidos como colchones de gomaespuma, ya que están formados por una sola pieza de material sintético cubierta por una funda. Son muy económicos y se comercializan en densidades, alta y baja.

  • Colchones de látex

Estos colchones se caracterizan por tener un núcleo formado por un bloque continuo de goma látex, que incluye un conjunto de perforaciones que facilitan la aireación y la creación de zonas de resistencia. La durabilidad de un colchón de látex es mayor, sin embargo es más caro que los modelos de muelles.

  • Colchones viscoelásticos

Este tipo de colchón está formado por 2 o más capas, y tiene como principal característica su capacidad de adaptarse a la forma del cuerpo, dependiendo de la presión y la temperatura del mismo. Esta característica, hace idóneos a estos colchones para reducir la presión corporal, sin embargo hay que tener muy en cuenta que un excesivo grosor de la capa superior puede ser perjudicial, ya que puede crear un efecto molde dificultando la correcta movilidad de nuestro cuerpo. En estos colchones, es muy importante tener en cuenta el soporte del núcleo inferior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *