cocina y almacén

Como organizar un almacén en casa

Un negocio es una tarea que generalmente realizamos para obtener una remuneración económica a cambio de la venta de productos y/o servicios. Por tanto, quizá todos en algún momento nos hemos encontrado en la necesidad de realizar un negocio para obtener algún beneficio o ingreso adicional.

 

Dicho esto, existen diferentes formas de emprender un negocio, como por ejemplo, un negocio desde casa, utilizando y aprovechando la tecnología y el internet. Para comenzar existen muchas páginas de internet donde puedes publicar y vender cosas usadas que ya no necesites. Esto nos puede ayudar a amasar un capital para poder invertir en los productos con los que te dedicarás a comerciar en serio.

A medida que el negocio vaya progresando, probablemente vas a necesitar implementar un almacén en casa, el tamaño dependerá de la frecuencia con que salgan los productos. Por consiguiente, es de nuestro interés mostrarte cómo puedes organizar un almacén en casa o al menos proporcionarte una idea general que te sirva de contexto para una idea mejor que se adapte propiamente a tus necesidades reales.

Asimismo, no está de más acotar que esta idea también aplica para organizar tu hogar para que luzca más limpio y ordenado, a la vez que será más eficiente, ya que, probablemente te tomará menor tiempo para alcanzar las cosas que más utilices y también optimizarás el uso del espacio.

Es aquí donde es necesario utilizar algún tipo de estanterías metálicas, gracias al sinfín de usos que se les puede dar, su modularidad, fácil armado y la resistencia que poseen, sin duda alguna, nos servirá para organizar nuestro almacén en casa.

Primero que nada es recomendable que realices un inventario de los artículos que tienes en casa y que desees almacenar, esto incluye la cantidad y el tipo de artículo. También debemos ubicar el espacio físico de nuestra casa que destinaremos para colocar la estantería. Esto te va a ayudar a seleccionar un tamaño de estantería metálica que se adapte a las necesidades de nuestro almacén.

Asimismo, puedes irte deshaciendo de lo que ya no necesitas, vendiéndolo o almacenándolo según sea el caso. Seguidamente, organiza los artículos en diferentes categorías como por ejemplo, el tamaño del objeto, el peso, el volumen, el tipo, fecha de vencimiento (si es perecedero) y si es un negocio probablemente la frecuencia de rotación del artículo.

Gracias a nuestra categorización, tendremos más información sobre que artículos deben ir en la parte inferior y en la parte superior. Lógicamente, los artículos que tengan un mayor peso y volumen deberán ir en la parte inferior, mientras que los de menor peso en la parte superior de la estantería metálica.

Posteriormente, los artículos de -mayor rotación- o los que más utilices deberán ir en la parte más accesible de la estantería metálica y con esto, estarás evitando perder tiempo moviendo otros objetos de menor rotación para alcanzar el que en realidad necesitas, ahorrando tiempo. También puedes etiquetar las secciones o categorías, mediante avisos o letreros para que todo sea más visual y más fácil de gestionar.

De igual manera y como última recomendación, es buena idea que el inventario resultante lo lleves en digital en tu computadora personal. Es posible que, para gestionar las cosas de casa una hoja de cálculo de Microsoft Excel sea suficiente, así sabrás que cantidad va quedando de cada objeto en tu almacén. Posteriormente, a medida que el almacén vaya creciendo puedes utilizar algún programa de gestión de almacén más especializado, aunque evidentemente tendrás que ocuparte de actualizarlo, pero puede ser muy beneficioso para ahorrarnos el tiempo de buscar –físicamente- un objeto dentro del almacén y para saber cuáles debemos reponer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *